Publicado por & archivado en Educacion y TIC.

Decalogo para el profesor de informatica novel

Un profesor de informatica debe saber informatica, eso no lo pone nadie en duda y es requisito para acceder al puesto de trabajo. Pero además debe saber enseñar, hacer que el alumno aprenda. Se habla que el alumno debe “aprender a aprender”, pero ¿se nos ha enseñado a enseñar? Este decalogo pretende dar unos brochazos sobre la tarea de enseñar.

No existe una fórmula mágica que nos diga cómo enseñar
Enseñar no es fácil ni existe una fórmula mágica que nos diga cómo enseñar. “Lo siento; después de muchos, muchísimos años de tratar de enseñar y tratar todo tipo de métodos diferentes, realmente no sé cómo hacerlo”.

Para enseñar no basta con saber
No siempre el que más sabe de una materia es el que mejor la enseña. No basta con conocer la materia que impartes, hay que saber transmitirla, comunicar, motivar a los estudiantes, ilusionar, enganchar …

Aprende el que trabaja
No se aprende por ósmosis, por contagio. De oírte hablar y de verte hacer ejercicios no se aprende. El aprendizaje es un proceso en el que los estudiantes deben participar activamente, construir sus conocimientos de forma significativa.

Los “maestros” dejan marca
El buen profesor, el “maestro”, perdura en la memoria de sus alumnos. Inexorablemente el profesor se encuentra con las limitaciones espaciales y temporales en su labor: un horario determinado, unos determinados días y en un aula concreta. El buen maestro consigue que sus enseñanzas traspasen el aula, que hablen de ello fuera de las clases y que pervivan en el recuerdo de los estudiantes.

La curiosidad favorece el aprendizaje
Si despiertas en tus alumnos la curiosidad, sentirán mayor necesidad de aprender. Realmente se empieza a conocer algo cuando empezamos a cuestionárnoslo, a hacernos preguntas. El profesor debe transmitir su entusiasmo por aquello que se está estudiando. Dicho entusiasmo es detectado por el alumnado y despierta el interés por la materia y las clases.

Establece claramente las reglas de juego
Establece claramente, e incluso puedes negociar con ellos, las reglas de juego al principio del proceso: contenidos, criterios de evaluación, normas de trabajo, mecanismo de comunicación, … Mantén las promesas, no debes engañarles ni ir cambiando de opinión sobre la marcha. Sé honesto con ellos.

Eres su profesor, no su “colega”
Como hace muy poco que tú estabas al otro lado de la barrera, puedes sentirte tentado a querer ser el “colega” de tus alumnos. Podrás ser más accesible, más cordial, pero no olvides que ahora eres su profesor. Ten en cuenta que tarde o temprano tendrás que evaluarlos y emitir una nota, y deberás ser lo más objetivo, justo e imparcial posible.

Aprovecha los recursos docentes y la experiencia de otros que te han precedido
Ni eres el único ni el primero que realizas esa tarea. Casi seguro que hay otros profesores que han pasado por donde tú te encuentras ahora. Pídeles consejo, aprovecha su experiencia. Puedes encontrar recursos didácticos que te ayudarán. Los
recursos tecnológicos son un complemento, una ayuda, pero sin contenido no sirven para nada. Son un medio, no un fin en sí mismos. Úsalos adecuadamente y de forma efectiva.

La comunicación no se limita a lo que dices
Los estudiantes no sólo escuchan tus palabras, en tu interacción con ellos, reciben continuamente información procedente de tu actitud, tu entusiasmo por la materia, tu forma de actuar, … Casi dos terceras partes de la comunicación entre las personas es no verbal y se transmite a través de los gestos, las expresiones y el lenguaje corporal.

Cuida la puesta en escena
El profesor debe ser un actor que se enfrenta a una audiencia y la puesta en escena son puntos a su favor. Debemos controlar la voz, cuidando la entonación de las distintas frases y hablando con seguridad. Los cambios de ritmo del discurso nos pueden ayudar a captar la atención, así como las pausas nos ayudan a remarcar los puntos clave. Es conveniente mantener el contacto visual con los asistentes; la mirada establecerá una relación amistosa con la audiencia. Evita las muletillas.

Referencias:

Faraón Llorens y Rosana Satorre. Decálogo para el profesor novel. Dpto. de Ciencia de la Computacion e Inteligencia Artificial. Universidad de Alicante. 2004

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>